XIX Encuentros Internacionales del Medievo. Nájera 2022: «Las culturas delictivas en la ciudad atlántica y más allá (ss. XIII-XVI)». 1-2 diciembre 2022

Roman_du_chevalier_Cifar__btv1b100295099_181

XIX Encuentros Internacionales del Medievo. Nájera 2022
Las culturas delictivas en la ciudad atlántica y más allá (siglos XIII-XVI)

1-2 diciembre 2022

Virtual y presencial (híbrido)

Llamada a comunicaciones: hasta el 20 de octubre de 2022
http://www.neim.unican.es

Los participantes deberán enviar: resumen de la comunicación de máximo 500 caracteres, que deberá incluir objetivos, fuentes, metodología y aportación, así como un breve CV (250 caracteres), Esta información debe ser enviada a: https://forms.gle/PGTiSdT8Hs2adR6z9 o a la dirección de correo: neim@unican.es

Las lenguas científicas de los encuentros son el español, inglés, alemán, francés, portugués e italiano.  Los textos de las presentaciones en ppt deberán estar en inglés.
Debido a la pandemia del COVID’19 la edición de este año se desarrollará de forma virtual y, si lo autorizan las autoridades sanitarias, podrá desarrollarse de forma híbrida.
Cada comunicante dispondrá de 20 minutos para realizar su presentación.
La organización comunicará la aceptación de las comunicaciones, por correo electrónico antes del 30 de octubre.
Las comunicaciones, que sean aprobadas por los revisores externos, serán publicadas.
Los Encuentros Internacionales del Medievo de Nájera se vienen planteando como un congreso internacional en el ámbito de estudio y difusión de la Historia Medieval desde su creación en 2003.

La asociación de la Edad Media con las ideas de retroceso, oscuridad y estancamiento universal impregna el imaginario colectivo actual sobre este periodo histórico hasta el punto de que cualquier injusticia, crueldad o barbaridad es tildada de “medieval”. Se piensa en una sociedad medieval sumisa a los poderosos, sin ningún tipo de estructura de regulación de los delitos, la violencia y la conflictividad. En parte, esto se debe a la tergiversación histórica sobre el Medievo, elaborada desde hace siete siglos, y a la aplicación de conceptos actuales sobre la criminalidad y la delincuencia a la época medieval. Por ejemplo, el uso de las armas por la nobleza medieval era sinónimo de valentía, aunque hoy día las armas son percibidas como medios bárbaros. Igualmente, en la actualidad, el crimen está asociado al derecho penal, a los delitos de sangre, pero no al robo; sin embargo, en época medieval, la sodomía, la transexualidad, la blasfemia, la piratería, la herejía, la brujería o la piromanía eran crímenes duramente castigados hasta con la muerte.

Por otra parte, los crímenes dependían del lugar donde se cometían. Por ejemplo, los delitos contra la propiedad y la seguridad en el mar fueron más duramente castigados que en tierra. Las gentes del mar que hundieran un barco con engaños debían ser castigados con la muerte, como si fueran piratas, Existían leyes propias para el medio marítimo, como eran las Leyes de Oleron en el ámbito atlántico. Los puertos tenían sus propios jueces del mar con jurisdicción sobre los delitos que se cometieran en el medio marítimo. El control de los delitos en el mar por las autoridades contribuyó a la construcción de la jurisdicción marítima de los puertos y, en último término, de la soberanía sobre el mar de los monarcas a partir del siglo XV, de forma que los actores privados, los marginados, los piratas contribuyeron a forjar las instituciones urbanas y regias relacionadas con el control de la delincuencia.

En tercer lugar, se desarrollaron auténticas culturas del crimen que se aprovecharon del movimiento de dinero y gentes, asociadoa a las rutas comerciales y las ciudades portuarias a ambos lados del Atlántico, es decir, sectores sociales, no siempre marginados, cuyo modo de vida e identidad giraban en torno a la delincuencia y el crimen: familias extensas dedicadas a la piratería, el corso y el contrabando, círculos de fraude y corrupción, redes de prostitución que conectaban ambas orillas del Atlántico con el Mediterráneo, secuestro de personas para venderlas como esclavas, crímenes políticos entre las facciones urbanas, cuadrillas de malhechores que actuaban en los caminos hacia los puertos.

Por último, el objetivo de este congreso es analizar el desarrollo de las actividades criminales y la respuesta de las autoridades en las ciudades, así como en las ciudades y regiones (des)conectadas a ellas de los siglos XIII al XVI desde una perspectiva una perspectiva global, interregional y transatlántica, ya que el descubrimiento del nuevo continente americano supuso la ampliación de las redes delictivas y la cultura del crimen a ambos lados del Atlántico.

 

¡Comparte con tus amigos!

¿Quieres contactar con nosotros?